31 enero 2011

JUAN MANUEL BLANES. URUGUAY. MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES "JUAN MANUEL BLANES", MONTEVIDEO.


"El artista debe sacar a la superficie las verdades históricas confundidas en el ruido del desasosiego político y social, para hacer con ellas ese arte que no solamente da fe en la historia de las naciones, sino que ha de servir a la moral"
(Juan Manuel Blanes)


"Ningún pintor en Sudamérica consiguió la admiración de Juan Manuel Blanes"
(José León Pagano, Historia de Arte Argentino)


Juan Manuel Blanes nació en Montevideo el 8 de junio de 1830.

Sus primeros dibujos conocidos datan de los catorce y quince años de edad, es entonces cuando se traslada al campo sitiador del General Oribe, donde trabaja en la imprenta del periódico "El Defensor de la Independencia Americana". En este período pinta acuarelas y algunas alegorías.
A su regreso pinta retratos, y en 1854 instala su primer taller de pintura en la calle Reconquista.
En 1855 se traslada a la ciudad de Salto, donde realiza pinturas por encargo.
En 1857 se traslada a la ciudad de Concepción de Uruguay, donde pinta varios lienzos murales para el palacio, por encargo del General Urquiza.
En 1861, consigue una pensión para estudiar pintura en Europa, viajando con su familia a Florencia, donde ingresa en el taller del pintor Antonio Císeri.
De su viaje a Italia, conviene resaltar que su intención era convertirse en un "pintor americano" y que en Florencia bajo la enseñanza de Antonio Císeri, no se aferra a las fórmulas de la academia italiana, sino más bien logra plasmarlas de un idealismo moral.
Sí es cierto que practica un rigor en el dibujo y siempre acorde con  las reglas de la perspectiva.

Según  propias palabras de Blanes, aún cuando ese rígido recetario naturalista era por entonces cuestionado tanto en Italia como en Francia, "parecía adecuado para fijar en imágenes los acontecimientos de las jóvenes repúblicas  americanas, en las que se hacía necesario construir un imaginario capaz de dar credibilidad a la nación y fuerza a la unidad política del Estado".

En 1864 regresa al Uruguay y durante quince años lleva a cabo una intensa actividad retratista. Al mismo tiempo pinta temas costumbristas, otros referidos a hechos históricos o acontecimientos relevantes de la época.
En 1871  pinta "Un episodio de la Fiebre Amarilla" en Buenos Aires, que le consagra en el Río de la Plata.
La obra del artista se desarrolla conforme a un testimonio exacto, sobre la base de una descripción veraz que le permite introducir su propia fantasía, en correspondencia con los contenidos idealistas que pretende imprimir a las imágenes.
En 1879 realiza con su familia el segundo viaje a Europa. Es de destacar "La batalla de Sarandí".
Al regresar a Montevideo es de destacar su "Retrato de Carlota Ferreira de Regunaga".
La pintura de Blanes constituye una fuente iconográfica de inagotable interes para la revisión crítica de la historia cultural del país.
En 1899 viaja a la ciudad de Pisa, su vida se agota en esa ciudad el día 15 de abril de 1901, en una casa de la Vía de Mezzo, donde vivía su amiga Manetti.
Bibliografía:Juan Manuel Blanes(1830-1901),según presentación,biografia y colección del museo.

MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES "JUAN MANUEL BLANES"






PINTURAS DE JUAN MANUEL BLANES (1830-1901)


La Samaritana.Óleo sobre tela, 200 x 146 cm.
Óleo realizado durante el período de estudiante en Italia.
                                                                                

Existe una copia de este cuadro realizada por el propio Blanes como obsequio a su amigo Andrés Lamas, en la sede de la Embajada Uruguaya en Buenos Aires.


                                                          
        El Baqueano Andrés Cheveste, 1878.
Óleo sobre tela 100 x 71.5 cm. sin fecha, sin firma.
Vemos a la figura masculina con el atuendo típico de gaucho; sable en mano, chiripá rojo, boleadoras y trabuco al cinto y sombrero con adorno de pluma de pavo real en su otra mano.
El paisaje de fondo recorta la figura sobre el cielo nublado. Al fondo el río Uruguay.
Este retrato constituye una figura aislada del cuadro El Juramento de los Treinta y Tres Orientales.



Demonio, mundo y carne, 1884-85.


Óleo sobre tela 106 x 156 cm.

“En este óleo, también conocido como Los Enemigos del Alma, el desnudo de mujer probablemente la modelo sea Carlota Ferreira, es de extraña significación, quizás ligado a la historia personal del pintor, aunque también está presente una cierta “demonización” del sexo femenino que acompañó la introducción de ideas liberales en el país y la reformulación del imaginario familiar a fines de siglo”
(Museo Blanes. Montevideo)


La pintura de Blanes se caracteriza por su calculado rigor en el dibujo, por su preocupación permanente de la perspectiva y de la composición, por su particular empleo del claroscuro.


La cautiva, 1880.
Óleo sobre tela 102 x 77,5 cm.
 
 
Esta obra presenta analogías con la "Paraguaya", realizada en
Italia en 1879.
 
Blanes realiza en este cuadro una alegoría del conflicto sarmientino entre "civilización" y "barbarie".
 

Alegoría del Golpe de Estado, 1897-98.
Óleo sobre tela, 35 x 24 cm.


Se data este cuadro entre 1897 y mediados del 1898, cuando Blanes parte rumbo a Europa. Después de que Juan Lindolfo Cuestas, presidente interino al morir Idiarte Borda, diera el golpe de estado al llamarse a elecciones nuevamente.
“En "La Cautiva" y en la "Alegoría del Golpe de Estado", la figura femenina se cubre el rostro en señal de introversión vergonzosa, de pesar y de melancolía. La convulsión política de los tiempos de Idiarte Borda hace que Blanes pinte la imagen de una patria apesadumbrada de sí misma, una patria reiteradamente violada en sus fueros republicanos y progresistas. De alguna manera, la cautiva violada es también el símbolo de una civilización urbana que se siente bajo la permanente amenaza del militarismo rural y de la barbarie caudillista”
(Texto, Museo Blanes. Montevideo)



Juramento de los treinta y tres orientales, 1875-78.
Óleo sobre tela 311 x 564 cm.

En el período de  mediados de 1875 Y diciembre de 1877, Blanes presenta, en su propio taller, la obra al General Latorre y es a partir del mes de enero de 1878, cuando la obra quedará liberada a la vista del público, con  una asistencia masiva como muestra de aceptación y de reconocimiento. El marco, talla en madera, es obra del artesano italiano Vicente Scalfi, hacía fines del siglo XIX.




El artista logró con su pintura representar la historia y otros

 hechos de fundamental importancia para los rioplatenses

 mediante imágenes de episodios que antes se encontraban

 en estado latente y determinado por vagas referencias de la

tradición oral.

En su obra se aprecia que antes de su concepción estaba

precedida siempre de un estudio  sistemático de los hechos

hasta en sus más mínimos detalles, por lo tanto servía para

los investigadores de una importante fuente documental.


La Revista de 1885, c. 1885-1886.
Óleo sobre tela 400x 600 cm. sin fecha, sin firma.

Es un retrato ecuestre del Teniente General Máximo Santos rodeado  de sus principales jefes militares, en la Plaza de la Independencia el 25-08-1885. Los personajes llevan las insignias y el uniforme correspondiente a su jerarquía y división. El monumento ecuestre a Artigas, que se eleva detrás del grupo, no llegó a realizarse.

Escena campestre.
Óleo sobre tela 80 x 118 cm. Sin fecha , sin firma.


Los dos caminos.
Óleo sobre tela 61 x 90 cm. sin fecha.


El derrotado.
Óleo sobre cartón piedra, 20 x 25 cm.. Sin ficha, sin firma.


Bombero o centinela.
Óleo sobre tela 30,5 x 40,5 cm. Sin fecha, sin firma.

En la pintura de Blanes, sus "Escenas de costumbres" se refieren fundamentalmente a la vida rural y van desde su serie de gauchitos hasta otras representaciones de la vida en el campo. Por lo general, sus gauchos  exhiben la riqueza decorativa en su indumentaria. Muchos de sus bocetos sobre papel son  apuntes preparatorios de cuadros costumbristas realizados al óleo.

Centinela o lancero.
Óleo sobre tela 30,5 x 40,5 cm. Sin fecha, sin firma.


Descanso.
Óleo sobre cartón piedra 26,5 21,5 cm. Sin fecha, sin firma.


Tomando mate.
Óleo sobre cartón piedra 24,5 x 20 cm. Sin fecha, sin firma.


Crepúsculo.
Óleo sobre cartón piedra 24,5 x 28 cm. Sin fecha, sin firma.


Aurora.
Óleo sobre cartón piedra 28 x 23 cm. Sin fecha, sin firma.


El paisaje, en la pintura de Blanes, solo ocupa el lugar de un

fondo en sus cuadros, es un escenario sobre el cual se

construye el tema pictórico, pero en estos paisajes vemos una

frescura que está ausente en la pintura más ortodoxa de

Blanes.


La taba, 1878.
Óleo sobre tela 30 x 39 cm.

"Yo no me voy a pasar la vida pintando retratos como Gallino, la pintura es otra cosa"

(Juan Manuel Blanes)


María Linari de Blanes.

El artista durante la mayor parte de su vida y para poder subsisitir se dedicó a realizar numerosos retratos y dejó una extensa galería sobre conductas, fisonomías y vestimentas de las familias burguesas de la época.


Todas las fotografías que ilustran este reportaje son propiedad de Calamanda y le Désespéré de Gustave Courbet.

15 comentarios:

Joaquinitopez dijo...

Es asombroso el desconocimiento del arte iberoamericano que tenemos la mayoría incluso de quienes nos dedicamos a ello. Gracias por este y otros descubrimientos.
Un abrazo

joselop44 dijo...

Me ha encantadola entrada. Avergonzado, confieso que desconocía a Blanes, pero me he quedado maravillado con su obra.
Saludos

Mónica dijo...

Hola, soy de Montevideo, profesora de historia del arte, y te felicito por tu blog y en especial por esta entrada que contribuye a la difusión del arte latinoamericano y al acercamiento a aquellos pintores pioneros de nuestra América independiente. Te invito a visitar mi blog: estudi-arte.blogspot.com
Saludos

MAITE RUBERT dijo...

Ha sido un placer leer este artículo sobre un pintor excelente que yo no conocía.¡Cuánto se aprende viajando!!. Gracias, Calamanda.

Alfredo dijo...

Una obra que además de las virtudes artísticas, tiene el valor histórico de reflejo de una época, unas costumbres y un desarrollo político.

Un abrazo!!

PACO HIDALGO dijo...

Observo que este pintor es muy europeo en su forma de plasmar la realidad y, a pesar, de reflejar tipos y costumbres locales, como los gauchos, hay un reflujo de pintura occidental muy fuerte en él, no apreciándose tanto lo étnico ni lo americanista. Su obra tiene tintes realistas, pero mezclado con punzadas románticas, es decir, el realismo mágico tan típico sudamericano. Me ha gustado la pintura de Blanes. Un abrazo, Calamanda.

EVA MAGALLANES dijo...

Hola!!!, no conocía a este pintor así que agradezco me lo hayas presentado.Queda muy bien establecido el nexo entre su Obra y la historia local de su pueblo y su cultura. Me ha parecido es lo que para Chile sería Mauricio Rugendas.Tu post también me ha hecho pensar en lo lamentable que es que en América Latina tengamos muchísima más información y conocimiento en torno al arte europeo que en torno a la creación artística latinoamericana.
Un abrazo!

José Ramón dijo...

Calamanda Sé que en esta semana es su cumpleaños le deseo que pase un Feliz día Saludos

José Ramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola amiga..
Hoy viernes ya puedes pasar a buscar el premio regalo de los 500 seguidores de Estoy a tu lado.
Con ternura
Sor.Cecilia

Julia dijo...

Hola, hace mucho que no te hacía una visita -se me habían "perdido" blogs que seguía-. Así que me encuentro con esta magnífica entrada, no conocía a Blanes, y me ha encantado.
Gracias por compartir.
Saludos

Marudemarbella dijo...

Esta entrada me ha encantado, gracias por compartir tus conocimientos y tu curiosidad e inquietud que nos transmites tan generosamente.
La he disfrutado con deleite.
Un beso.
Maru

miguel dijo...

Juan Manuel Blanes, con sus retratos, con sus testimonios de costumbres,con sus representaciones de episodios históricos, constituye hoy una fuente iconográfica de inagotable interés para la revisión crítica de la historia cultural de su País.
Saludos.

tezetage dijo...

¡fantástico encontrar tu información ahora!
gracias,
tere

carlos Humberto Bedoya Guillén dijo...

Me gustaría si pudieras agregar una fotografía y un comentario de "La Paraguaya", realmente una obra muy significativa y un comentario de como la ven. Es interesante que presenta una visión casi piadosa del Paraguay a poco tiempo de que el Uruguay lo venciera, lo que parecería mostrar simpatía, sin embargo una obra muy ligada a ese cuadro "La cautiva" relata otra versión de los hechos referente a un acontecimiento, no se sabe si histórico o no relacionado con evetos ocurridos entre Paraguay y Corrientes.