12 junio 2016

FLAMING JUNE. FREDERIC LEIGHTON. SOL ARDIENTE DE JUNIO.




"La pintura más maravillosa que existe (...) una soberbia extravagancia"

- Samuel Cortauld (coleccionista)-







"Flaming June" (fragmento obra), 1895.

Pieza principal del Museo de Arte de Ponce, de Frederic Leighton. Puerto Rico.


"Es uno de los grandes trabajos de finales del siglo XIX"

-Susan Grace Galassi (The Frick Collection)-







Frederic Leighton, 1880.
Óleo, 76,5 x 64 cm.
Self-Portrait.
Galleria Degli Uffizi, Florence.


Uno de los artistas más destacados de la era victoriana.

Cercano a los principios expresados bajo la máxima "el arte por el arte", Frederic Leighton fue decisivo en la transmisión de estas ideas y el mayor exponente británico de la estética del clasicismo.






Flaming June o Sol Ardiente de Junio, 1895.
Frederic Leighton.
Óleo sobre lienzo, 119,1 x 119,1 cm.
Museo de Arte de Ponce. Puerto Rico.
Fundación Luis A. Ferré.


Considerada como la obra maestra de Leighton.


"Es una sola figura de una muchacha durmiendo en plena luz del sol de junio, en una actitud que el pintor aparentemente ha elegido principalmente como un ejercicio de dibujo de complicada línea. La masas de las telas es de ese peculiar color naranja rojizo del que Sir Frederic solo parece poseer el secreto y este es armonizado, de esa manera suya que es tan familiar, frente a otras telas de color carmesí oscuro y oliva pálido. Nada hay que decir en alabanza del dibujo de esta figura, en las dificultades en las que el artista evidentemente ha encontrado uno de sus principales placeres; porque los problemas del dibujo son un juego de niños para él y cuanto más compleja es una pose mejor parece adaptarse para estos estudios clásicos"

-The Times London, 4 mayo 1895-



Esta obra de Leighton destaca por su luz y color y pudo estar influida por los viajes que realizó el artista por el Mediterráneo, y por su visita a África en 1895.

El artista sentía fascinación por Apolo, el dios del sol y aparecen referencias a él en algunas de sus obras.

La postura adoptada por una modelo cansada y con un cuerpo muy flexible llamó la atención del pintor y parece que fue la razón que desencadenó la creación de esta obra.

Vemos a una mujer en un banco acurrucada en posición casi fetal durmiendo, protegida del sol por la sombra de un toldo.
Es una composición de líneas horizontales, destaca la cabeza y el muslo de proporciones magníficas acentuado con el color naranja en el centro del cuadro.
La destreza del artista se aprecia en la figura totalmente relajada a pesar de la difícil postura.

Destaca el talento del artista en los drapeados del vestido que parecen centellear hacia los extremos del cuadro.

La pose de la mujer de Flaming June se inspiró en una de las más famosas imágenes eróticas del Renacimiento:
la pintura de Leda y el Cisne (Leda and the Swan) pintada por Miguel Ángel para el duque Alfonso I d´Este. Él concibió esta obra como una reinterpretación de su escultura "Night"(La noche), una de las cuatro figuras que representan los momentos del día para las tumbas de la familia de los Médici, en la Sacristía Nueva, de la Basílica de San Lorenzo, de Florencia.

Sobre La noche escribió Miguel Ángel:

"No me despiertes, por favor, habla quedo"






Detalle obra.







Study of Oleander, 1856.
34,4 x 29,2 cm.
Leighton House Museum.


La flor de las adelfas es utilizada con frecuencia en la época victoriana, donde las flores carmesí son utilizadas a menudo para recrear la atmósfera del Mediterráneo y la llegada del verano en el mes de junio.

Leighton esbozó las adelfas durante sus viajes a Grecia, Turquía y Egipto, y una vez comentó en su diario de viaje que él había visto adelfas, las flores que eran tan recias como las rosas y olían como una quintaesencia de nectarinas.

Leighton pinta en el cuadro flores y hojas de adelfa, son venenosas y se pueden adivinar connotaciones simbólicas, sugerir un intercambio entre sueño y muerte. 






Boceto a color.
Flaming June, 1894-95.
Óleo, 11,5 x 11 cm.
Colección privada, courtesy nevill keating pictures.



"Es un boceto que pintó Leighton antes de pintar Flamig June, una prueba de color. Está en una colección privada. Sabíamos que existía, pero no dónde estaba"

-Pablo Pérez d´Ors, Curador asociado de Arte Europeo del MAP-







Leighton, Study for "Flaming June"
Female figures. Black and White.
Chalk on Brown Paper, 36,7 x 17,8 cm.
Leighton House Museum.







Michelangelo.
Night, 1521-34.
Mármol, 194 cm.
Medici Chapel.
Basílica of San Lorenzo. Florence.


La noche, de Miguel Ángel, escultura por la que el artista sentía gran admiración y que influyó en su obra.


La influencia posterior, enorme, de esta escultura podemos verla también en el poema "El Ideal", de Baudelaire.

"Lo que necesita este corazón profundo como un abismo...

¡Oh bien tú, Noche inmensa, hija de Miguel Ángel,
que tuerces plácidamente en una pose extraña
tus gracias concebidas para bocas de Titanes!"






Fotografía del estudio del artista.
Tomada en la primavera de 1895, vemos la obra finalizada y sobre un caballete y sillones los bocetos que antes realizó.

1 comentario:

José Ramón dijo...

Buen reportaje todo un esplendor Saludos