17 febrero 2010

EDVARD MUNCH. "EL GRITO" DE MUNCH.

Desnudo de espaldas,1896.
Óleo sobre madera, 65x49,5 cm.
Colección Rasmus Meyer, Bergen.


"Igual que en los dibujos de Leonardo se explica la anatomía, aquí se explica la anatomía del alma... mi tarea es estudiar el alma, lo que equivale a decir, estudiarme a mí mismo... en mi arte he intentado explicar mi vida y su significado".
                        ( Munch, "Diario de un poeta loco ")


Momia de Perú. Musée de l´Homme, París.

"Sentí un grito y entonces pinté las nubes como si fuesen sangre e hice que hasta los colores gritasen".
                    (Munch, sobre "El grito") 
              

Autorretrato con antebrazo de esqueleto, 1895.
Litografía, 60x20 cm.Munch-Museet, Oslo.
Foto Calamanda, realizada en 2009, exposición temporal en Städel Museum,Frankfurt.

EDVARD MUNCH.

Loten (Hedmarck), 1863 - Ekely (Oslo), 1944.

Pintor y artista gráfico noruego. Vive una infancia trágica: su madre y su hermana Sofía mueren de tuberculosis y su padre una persona melancólica hasta la demencia.

A partir de 1881 estudia en la Real Escuela de Dibujo de Oslo, con el profesor Christian Krohg, pinta figuras humanas, paisajes naturalistas llenos de luz.

Su estilo es expresivo, colorista y muy personal. Realiza su primera exposición en 1889. En 1812, su exposición en Berlín causa un escándalo.

Durante su carrera Munch cambió de estilo varias veces:

1- Un estilo muy personal, influenciado del impresionismo y el post-impresionismo, con imágenes de enfermedad y muerte.

2- Hacia 1892. Derivó su estilo hacia el sintetismo, como podemos apreciar en “El grito”. En esta época su estilo pictórico es ligero y lo empleó mucho en sus retratos, que casi siempre eran de frente y captaban el estado de ánimo.

3- En las décadas de 1930 y 1940, los nazis etiquetaron su obra como “arte degenerado” y retiraron sus cuadros de los museos alemanes. Esto afectó mucho a Munch, que había considerado a Alemania como su patria adoptiva.

Es uno de los fundadores del expresionismo y ejerce una influencia decisiva en el desarrollo del arte moderno, especialmente en Alemania.

Muerte en la habitación, 1895.
Óleo sobre lienzo, 150x167,5 cm.
Nasjonalgalleriet, Oslo.

La pintura atormentada de Edvard Munch, en cierta manera, constituye la prefiguración del movimiento expresionista. Los expresionistas exhibieron sin pudor la moral del ser humano y su miseria física, la muerte, el erotismo… se centraron en los rostros e invaden el primer plano en la obra.

La exageración de los personajes y su deformación sugieren el drama en sus obras.

Los cuadros se caracterizan por un colorido violento e intenso, predominando el rojo y el negro, el empleo de tonos sucios, un empaste abundante y aplicada la pincelada rozando los límites de la brutalidad.

La pintura le sirvió a Munch como medio para expresar su angustia vital y su desesperación la transformó en creación. Su pintura constituye la transición entre el simbolismo y el expresionismo.

El arte desesperado de Munch crea formas retorcidas en sus obras y que sirven de vínculo con el expresionismo.

Sus cuadros describen los sentimientos más básicos de las personas, el horror, el miedo, la muerte, la desesperación, los celos, la sexualidad atormentada… sus obras reflejan sus experiencias íntimas, tanto espirituales como intelectuales. Representó los demonios que lo atormentaban.


Madonna, 1894-1895.
Óleo sobre lienzo, 91x70,5 cm.
Nasjonalgalleriert, Oslo.

Munch realiza largos viajes por Alemania, Italia y Francia y aquí es donde entra en contacto con muchos artistas y alcanza su personal y original estilo.

De la literatura escandinava y de la filosofía de Kierkegaard asimila el sentimiento trágico de la vida y la muerte y que representa magistralmente en su obra. La enfermedad y la falsa moral serán desde el principio dos temas característicos en su obra, también la muerte, ya que ocupan un lugar desde siempre en su vida.

“Sin el miedo y la enfermedad mi vida sería como un bote sin remos”
(Munch).

Munch convierte los espacios interiores de sus obras en una prisión, son como una jaula, con mucha frecuencia oscurecidos mediante la utilización de líneas irregulares… sus figuras parecen que están encerradas.

Munch también realiza una serie de bocetos mediante una técnica que consideran un invento común entre él y Toulouse-Lautrec: Consiste en realizar bocetos al óleo sobre papel o tableros unidos con cola, ellos consideraban las obras terminadas, pero no se trabajan a fondo… mucho tiempo después el público aceptó esta innovación.


Pubertad, 1894.
Óleo sobre lienzo, 151,5x110 cm.
Nasjonalleriert, Oslo.

El éxito y la modernidad de la obra de Munch consiste en la dificultad de decir con palabras lo que expresan los gestos en su pintura.


El éxito definitivo lo alcanzó Munch en Alemania. A partir de 1920 los grandes museos alemanes empezaron a interesarse por su obra… Munch ya tenía más de 60 años. La llegada de la obra del artista a los museos alemanes estuvo sujeta al gran esfuerzo realizado por distintos directores de museo para poder mostrar y dar un lugar en sus colecciones a la pintura moderna.


“Considero que el Arte contemporáneo debe estar representado en nuestros museos, no sólo por tratarse de un proceso necesario y porque se deben de reconocer los méritos de sus creadores, sino también porque así lo exige la apreciación correcta del arte del pasado”
(Max Saverlandt-director del museo de Hamburgo).


Munch junto a los artistas franceses fue el pintor favorito extranjero del público alemán.

Desnudo parisino, 1896.
Óleo sobre madera, 80,5x60,5 cm.
Nasjonalgalleriet, Oslo.

En la obra de Munch la técnica empleada, las formas, sus figuras, la posición, junto al colorido y la destreza del pincel, son las grandes características que definen su obra y la hacen única.

"Pinta, o más bien contempla las cosas de forma diferente a los demás artistas. Sólo ve lo esencial, y eso es también lo que pinta. Por ello, los cuadros de Munch quedan en general inconclusos, como la gente se complace en decir. Los cuadros, sin embargo, están terminados: son su obra. Una obra de arte está completa cuando el artista ha dicho todo lo que tenía en su corazón ... ".
(Christian Krohg)

Por el gran sinnúmero de bosquejos que acreditó con su firma, símbolo de que el cuadro está terminado, el artista nos deja bien claro la importancia que para él tenían los primeros esbozos en sus obras.

Autoretrato entre la cama y el reloj, 1940-1942.
Óleo sobre lienzo, 149,5x120,5 cm.
Munch-Museet. Oslo.

En 1940 pinta algunos autorretratos, en ellos refleja la proximidad de su muerte.

Con más de 80 años de vida pudo ser testigo de la aceptación del movimiento expresionista, del que fue uno de sus iniciadores indiscutible.

Muere el 23 de Enero de 1944 en Ekely.

Edvard Munch dona a la ciudad de Oslo sus cuadros, dibujos y grabados que estaban en su poder.

La abundante producción de Munch surge de una necesidad doble: el interés de que su obra llegue a un mayor número de personas y por otro lado la resistencia a desprenderse de sus cuadros, él quería ver su obra reunida y así ésta adquiriría sentido.

        Celos, 1907.Munch.
Foto Calamanda, exposición temporal,Städel Museum, Frankfurt.

"Yo pintaba las líneas y los colores que afectaban a mi ojo interno. pintaba de memoria sin añadir nada, sin los detalles que ya no estaban ante mí. éste es el motivo dse la simplicidad de los cuadros, su obvia vacuidad. pintaba las impresiones de mi infancia, los colores apagados de mi infancia, los colores apagados de un día olvidado".
(Edvard Munch)

DIBUJOS Y LITOGRAFÍAS DE EDVARD MUNCH.
Exposición temporal, Städel Museum, Frankfurt.
Fotos calamanda (2009).














"Mi pintura es en realidad una confesión hecha por mi propio albedrío, un intento de aclararme a mi mismo mi concepto de la vida... En el fondo, no es sino una especie de egoismo, pero no quisiera perder la esperanza de que pudiera ayudar a otros a alcanzar claridad sobre sí mismos".
(Edvard Munch).


EDVARD MUNCH: EL GRITO.


El grito, 1893.
Óleo, temple y pastel sobre cartón, 91x73,5 cm.
Nasjonalgalleriert, Oslo.

Esta obra está considerada como una de las obras maestras de la pintura de finales del siglo XIX.
Es uno de los puntos de partida de la pintura del siglo XX.


El grito es la expresión de un sentimiento de miedo, que experimenta mientras paseaba, pero esta obra expresa mucho más, refleja el estado de ánimo de toda una generación… reflejó las oscuras visiones de una realidad cada vez más confusa del hombre del siglo XX.
El grito sacude la tierra y el cielo, los colores y las formas aumentan la fuerza de expresión de la obra.


Un colorido que pasa de tonos mórbidos a colores brillantes, aplicados con un pincel nervioso, nos hace intuir la excitación interior que sufre el artista, inestable síquicamente, que refleja de manera perfecta en su obra.

El modelo que inspiró a Munch la figura central de “El grito”, según el historiador Robert Rosenblum, se trata de una momia peruana… la posición de las manos de la momia y en la figura de Munch es sorprendente.
La momia peruana se encuentra en el Musée de l´Homme de París.

El grito es fuente de inspiración de los pintores expresionistas.
Munch describió así la experiencia que le llevó a pintar su obra maestra:


“Caminaba yo con dos amigos por la carretera, entonces se puso el sol; de repente, el cielo se volvió rojo como la sangre. Me detuve, me apoyé en la valla, indeciblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el fiordo negro azulado. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atrás temblando de miedo y sentí el grito enorme, infinito, de la naturaleza”
(Munch)

En esta obra Munch estilizó la figura central prolongando la longitus de los brazos, hizo del rostro una máscara cadavérica y desechó los detalles innecesarios.
Transmite el sonido transformándolo en ondas de choque, es tan terrorífico la potencia del sonido que las ondas se avalanzan sobre la figura y la distorsionan.
El sonido no hace efecto en los dos hombres que se ven a lo lejos y esto nos sugiere que el trauma sólo existe en la mente.
Las líneas onduladas del cielo y del fiordo se contrarrestan mediante la diagonal del camino.
El puente con la baranda y los veleros apenas insinuados recuerdan a Nordstrand.

“El grito” representa toda la angustia contenida en el arte expresionista de finales del siglo XIX, es un rostro sobrecogedor gritando angustiado.
Se ha convertido en el símbolo universal de la angustia.


Momia de Perú.
Musée de l´Homme, París.
"Lo que está arruinando el arte moderno es el comercio, el exigir que los cuadros se vean bien una vez que se los cuelga en la pared... no se pinta por el deseo de pintar... o con la intención de contar una historia. Yo que fui hace siete años a París lleno de curiosidad por ver el Salón y que estaba dispuesto a dejarme llevar por el entusiasmo -lo que sentí fue sólo repugnancia-".
(Edvard Munch)

             Städel Museum, Frankfurt
Foto Calamanda.

23 comentarios:

Antonio Martínez dijo...

Espectacular entrada. Sin duda uno de los artistas más inquietantes... Toda una reflexión sobre los setimientos. Saludos desde INICIARTE.

Alfredo dijo...

Una vez más te has superado con este artículo, sobre uno de mis artistas favoritos y uno de mis cuadros favoritos como es El Grito. La obra de Munch transmite muchos de los miedos que le inculcó su propio padre, médico de profesión, que le asustó mucho con el sexo y sus peligros y enfermedades.

Un abrazo!!

miguel dijo...

La obra de Munch se conoció a posteriori.
Nos plasmó en sus obras las preocupaciones del siglo XIX.
En este post utilizas las palabras del artista como pinceladas que habilmente nos dibujan una obra, en la que está presente su vida interior... luces y sombras que otros pintores a veces no consiguen transmitir.
Fue el propio Munch quien dijo:"Enfermedad, locura y muerte fueron los ángeles negros que velaron mi cuna al nacer"
Gracias, una vez más, por acercarnos a estos grandes maestros.
Saludos.

PACO HIDALGO dijo...

Comprendo que debas estar agotada tras el esfuerzo al hacer un trabajo tan completo y perfecto como éste. Exclente, fantástico, sobrecogedor y muchos son los calificativos aplicables a este artículo, pero como soy de halago fácil, mejor que prestes atención a otras opiniones más críticas y objetivas.
Munch es la angustia vital y la desesperación pura,el existencialismo más desgarrador, que se agravará con el desastre de la 1ª Guerra Mundial, que tanto condiciona a los pintores expresionistas. Y todo ello lo has sabido expresar espléndidamente, nos has transmitido esos miedos y esos delirios del artista, acompañado por una serie de litografías poco conocidas, y con unas citas espeluznantes del mismo autor (no se puede expresar más con menos palabras; menos es más). Nuevamente, te felicito.
Y que alegría ver el enlace actualizado.
Un abrazo.
Un abrazo.

Miguel Aguilera dijo...

Como siempre un placer moverse por tanta información sobre el arte y la pintura. Me gustó este post sobre Munch.

Beso.

PACO HIDALGO dijo...

ERRATAS en comentario anterior:

- Excelente, obviamente.

- Un abrazo (uno sólo vale)

No me gustan los errores.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

este artista no se me olvida facilmente: me pusieron "el grito" en uno de los examenes finales de carrera... sensacional trabajo como siempre: una gozada guapa, muchas gracias por compartirlo.un besote

Froiliuba dijo...

No soporto a este pintor.
Toda su obra es lo que tu bien expones, un regero de swensaciones locas ,d e velocidad mental, caotica y desentfrenada en su cabecita de loco.
El grito me parece espeluznante, asi que sí , conmigo este señor se salió con la suya, cada vez que lo miro se me eriza el pelo.

te contaré una anecdota:
tengo una tienda de caudros, y hace unos años una pareja estaba buscando cuadro para el cabeero de su cama.
Mirando catálogos de láminas de repente vieron el cuadro de Munch de la vampira y ella dijo "este, que bonito"

yo no podia creerlo, la mire alucinada y le dije este? pero... como vas a poner esto en la cabecera de la cama
la señora me dice uy si, es muybonito , la pareja abrazada
jajajaja

estuve apunto de dejarla hacer, perofui buena y le hice mirar bien el color azulado del hombre del caudro y la cara y pelo de la mujer, aun asi, tuve que explicarle que era una vampiresa y él un muerto.

imagina la cara que se le quedó a la pobre

bss

carmensabes dijo...

Intesesante e impresionante entrada sobre uno de los más grandes genios de la pintura.
Nadie como Munch para expresar, lo que con palabras es imposible.
A mi, me vuelve loca, amo profundamente su obra, sus trabajos, todos.
Muy graciosa la anécdota de Froiliuba.

Un abrazo querida.

-

Joaquinitopez dijo...

Munch es en si mismo la desesperación absoluta del individuo y la sociedad. Por eso es insoportable y cautivadora la visión de cada una de sus obras. En él te enfrentas a lo que no te atreves a enfrentarte de ti mismo. Desolador.
Mi examen de fin de carrera fue otro grito, el de Daumier, pero la referencia era inevitable.
Magnífica entrada y una selección de citas admirable. En realidad, es innecesario decirlo, siempre lo haces así de bien.
Un abrazo.

Julia dijo...

Munch impactó con este cuadro a público y crítica. Su obra me parece perfecta, y no porque me guste el expresionismo, sino porque sigue un hilo conductor coherente con su época, su personalidad y su estilo.
Muchas felicidades por el post, así da gusto.
Saludos

Hernando dijo...

Cómo sabías que Edwuar Munch era mi pintor favorito, haré una entrada más extensa. Te diré que he visto dos veces el cuadro de "El grito" y las dos veces he oído el grito.

Carla dijo...

Muy buena entrada. Conozco a este pintor, pero habia muchos cuadros que no conocia.
Te cuento que me dio mucha impreción la escultura de El grito, es mas real.

elena clásica dijo...

Preciosa la exposición que realizas sobre el expresionismo y Munch.
Quedará para siempre en nuestra memoria y en nuestra alma ese grito que se expande en ondas de angustia, que se escucha sólo en el interior, porque el telón de fondo puede estar sereno.
Increíbles siempre las pinturas de Munch y también me ha gustado mucho su visión creativa y sobre todo la separación entre Arte y negocio que puede herir sobremanera la sensibilidad del creador y del admirador del Arte.
Besazos.

Hernando dijo...

Quiero comentar un poco, el cuadro "Muerte en la habitación" corresponde al movimiento pictórico del realismo- costumbrista que derivó al naturalismo, que es la manifestación última del realismo. Se dió a finales del siglo XIX prácticamente en toda Europa sobretodo en Francia, Rusia y en España. A mí particularmente detesto este movimiento en pintura, los nombres de los cuadeos lo dicen todo,Muerte en la Habitación, La miseria. El violinista enfermo.La visita del Hospital. La última comunión.Ciencia y caridad.los miserables...etc. Todos con unas pinceladas de enfermadad, miseria y los desfavorecidos, que en aqél tiempo gustaba mucho y era toda una poética y retórica. En casi todos el color negro y oscuros predominaban, para resaltar el dolor, pero Munch, ya se aparta de estos colores y utiliza los,verdes, azules y naranjas como podemos ver en "Muerte en la habitación" ya de por sí es toda una novedad para aquél tiempo, que ni Picasso en su obra "Ciencia y Caridad" utiliza, él seguirá con los coores negros,y grises.
Hablar de Munch, es decir que el el pintor que pone palabras y voces a los sentimientos, como ejemplo "El grito" muy bien desgranado por Calamanda y no quiero repetir.
Como siempre gran trabajo y con Calamanda cada entrada suya es saber un poco más de arte.

bixen dijo...

Sabiendo que Velázquez es mi pintor favorito, comprenderás si digo: "Va' puta mierda cuadro!". Eso sí, respeto a los inversores que ponderan tales despojos, en su justa valía, ahora sí.

mancini dijo...

Excelente trabajo. Y unas sobrecogedoras obras que no dejan indiferente a nadie. Recomiendo ver para complementar este completísimo Trabajo. La película “Edvard Munch” de Peter Watkins. Drama documental que describe al joven Edvard Munch, la relación con su familia vinculada a la religión y tan afectada por la enfermedad y la muerte; su encuentro con la lucha de los bohemios de Christianía y su difícil relación con las mujeres. En este marco se centra la historia de Edvard Munch y su arte. Muchos de los diálogos fueron tomados del diario íntimo de Edvard Munch. Todos los personajes están interpretados por actores amateurs, lo que otorga al film algunas características de documental ficticio.

¡¡¡¡¡¡Felicidades!!!!!!!

efe dijo...

Sorpresa grata el poder leer un blog ameno y diferente.
La pintura creo que es un vehículo ideal para expresar nuestras ideas,sueños,o sentimientos y lograr plasmar cosas, es el secreto para que por lo menos a mi me guste.
Un saludo.
efe

Gonzalo Vázquez Gabor dijo...

Magnificent!

un capo del expresionismo del que ahora conozco mucho más, gracias a ti.

Puedo decirte que dos de sus obras seguro que nos encantan a ambos:
Su Madona y El grito ...

Mis saludos y abrazo fuerte

Pena dijo...

Admirável Amigo Talentoso:
Registei pela pureza e beleza da sua obra notável a que deu vida.:
EDVARD MUNCH! Era, sem dúvidas,EDVARD MUNCH. genial.
Perfeito na concepção do seu sentir em telas fabulosas e preciosas.
Extraordinária atitude artística.
Adorei.
Abraço de respeito e admiração.
Com fascínio pela criação fabulosa de maravilhar e encantar de um EDVARD MUNCH surpreendente.

pena

Bem-Haja, notável Amigo!
MUITO OBRIGADO pela amizade.

Mimí dijo...

La he disfrutado, además que pongas más cuadros de los archiconocidos se agradece.
Es indudable que nadie se queda indiferente.

Hay un autor español que vivió la guerra en su niñez, estuvo en un campo de concentración en francia y al final consiguió con su familia salir hacia Cuba.
Sus primeras litografias, la serie "Todavía" son como los zarpazos de una bestia en las entrañas de un crío.
Un abrazo, Calamanda.

clariana dijo...

¡Hola Calamanda!
Me ha gustado mucho tu post sobre el pintor expresionista Munch, tiene mucho que comunicar y habiéndolo pasado tan mal en sus vivencias, agravadas por la 1ª G.M. el dramatismo es impactante.
He venido porque me habló de tu blog Paco Hidalgo y realmente merece la pena de visitar. Saludos.

Merlina dijo...

Hola

Impresionante post, como siempre das pinceladas cálidas, gracias por acercarnos al arte.

Un abrazo cálido desde México