23 febrero 2012

FRANCISCO DE GOYA. "DON MANUEL OSORIO MANRIQUE DE ZÚÑIGA" DE GOYA.


Don Manuel Osorio Manrique de Zúñiga.
Francisco de Goya.
Foto Calamanda.

"Poderoso visionario,
raro ingenio temerario,
por ti enciendo mi incensario.

Por ti, cuya gran paleta,
caprichosa, brusca, inquieta,
debe amar todo poeta;

por tus lóbregas visiones,
tus blancas irradiaciones,
tus negros y bermellones;

por tus colores dantescos,
por tus majos pintorescos,
y las glorias de tus frescos...

Tu pincel asombra, hechiza,
ya en sus claros electriza,
ya en sus sombras sinfoniza...

En tu claro oscuro brilla,
la luz muerta y amarilla
de la horrenda pesadilla,

o hace encender tu pincel
los rojos labios de miel
o la sangre del clavel...

Así es de ver y admirar
tu misteriosa y sin par
pintura crepuscular.

De lo que da testimonio:
por tus frescos, San Antonio;
por tus brujas, el demonio.

Poema A Goya de Rubén Darío.



Exterior Museo del Prado, Madrid.
Foto Calamanda.

Francisco de Goya y Lucientes nace en Fuendetodos el 30 de marzo de 1746, un pequeño pueblo de Aragón. A finales de la década de 1750, toda la familia regresó a su ciudad natal, Zaragoza.
Muere en Burdeos en la noche del 15 al 16 de abril de 1828.

Amigos, hoy, os muestro una de mis obras favoritas de Goya, "Manuel Osorio Manrique de Zúñiga", se encuentra en Nueva York y no la podemos disfrutar en nuestro espléndido Museo del Prado, magnífico contraste de luz y color, propagada por la ideología ilustrativa esta obra es representativa del amor por la infancia.



"Don Manuel Osorio Manrique de Zúñiga"
Goya.
Óleo sobre tela, 127 x 101,6 cm.
The Metropolitan Museum of Art, Nueva York.
Foto Calamanda.

Este cuadro es uno de los varios retratos encargados por el conde y la condesa de Altamira, incluido su hijo Manuel Osorio nacido en 1784, después de que Goya fuera nombrado pintor del Rey en 1786.
El niño está vestido con un espléndido traje a la moda de la época. El rojo suntuoso del traje constrasta con la cara triste del niño.



Foto Calamanda.

Se muestra el niño sujetando con un cordel una urraca domesticada que era la mascota favorita de la Edad Media.
Al fondo hay tres gatos de ojos muy abiertos contemplando amenazadoramente al pájaro.
Los gatos eran considerados por el artista animales diabólicos.
Goya pudo haber previsto este retrato como una ilustración de los frágiles límites que separan el mundo del niño de las fuerzas del mal o como un comentario sobre la fugacidad de la inocencia y la juventud.




Junto al niño hay una jaula llena de pinzones. En el arte cristiano los pájaros simbolizan frecuentemente el alma; en el arte del Renacimiento suele representarse al Niño Jesús sujetando a un pájaro atado a una cuerda y en el arte Barroco los pájaros enjaulados son un símbolo de inocencia.
Este cuadro pudo ser realizado después de la muerte del niño en 1792, ya que la personificación y el trasfondo siniestro parecen más característicos de los trabajos de Goya de la década de 1790.

El artista considerado como el antecesor del impresionismo (Manet, p.e. retorna sin cesar a Goya buscando inspiración y descubre lo que serán los comienzos de las nuevas técnicas pictóricas en su predecesor español) y el precursor de la pintura moderna fue un pintor de lenta evolución y con un lenguaje creativo muy diverso.
Haciendo una investigación profunda y observando con gran atención podemos encontrar el hilo conductor entre la pintura de sus primeros tiempos, sus retratos de la corte y las Pinturas negras en los últimos años de su vida.
Es considerado el primer pintor moderno.
Su temática que se puede calificar de "regional" es considerada universal. Goya que desarrolló muchos temas tradicionales, como también la gran cantidad de retratos que realizó de gran tamaño, es a partir de 1788, y que coincide con la obra que os muestro,  cuando aparecen en el artista por primera vez los monstruos en sus pesadillas y que en adelante caracterizó sus nuevas obras, quizá ya debido a su enfermedad. En Goya surge una forma nueva de expresión artística que marca el cambio tan importante respecto a las tradiciones del pasado y sus modelos.
El artista vivió a caballo entre el siglo XVIII y XIX (es a comienzos de este siglo cuando ya advertimos un profundo cambio en su trayectoria artística). En 1799 publica su serie de grabados "Los Caprichos" y que nos avisan de su nuevo y rompedor arte. 
Goya en la segunda mitad de su vida cultivó una intensa pintura cargada de una gran tensión, creando una gran cantidad de obras magníficas, colosales, introduciendo técnicas nuevas y de gran audacia. La gran mayoría de sus pinturas estaban realizadas sobre tela, pero también se pueden encontrar en metal y en tabla.
Su gran técnica se basaba en su enorme capacidad de observación y la clave de su éxito radica en el estudio profundo del ser humano, su potencia y expresividad nos llega con imágenes únicas que despiertan angustia, ternura, horror, optimismo, etc.
Goya sacó de su estancamiento a nuestra pintura española y es reconocido como uno de los grandes maestros de la historia de la pintura. 

LOS DISPARATES DE GOYA.



Y sobre los"Caprichos" de Goya:

"Rostros astutos, hipócritas, afilados y malvados como perfiles de aves rapaces... brujas, aquelarres, diablerías, niños asados en el espetón, ¿qué soy yo? todas las disoluciones del sueño, todas las hipérboles de la imaginación, y luego todas esas españolas blancas y esbeltas que ciertas viejas perpetuas lavan y preparan para el aquelarre o para la prostitución de la tarde, ¡el aquelarre de nuestra civilización!"

Baudelaire.



Madrid.
Foto Calamanda.

8 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

bUEN TRABAJO, NIÑA. vOY A DAR LA DIRE DE TU BLOG A MI PROFESORA DE ARTE.
UN BESO GRANDE

Alfredo dijo...

Un retrato magnífico de un artista sobresaliente, una de esas personalidades únicas capaces de traspasar épocas y adelantarse a su época.

Un abrazo!!

miguel dijo...

La pintura de Goya supuso un cambio con relación a la de sus contemporáneos, porque su técnica era muy superior y la vieron como una amenaza.
Saludos.Miguel

PACO HIDALGO dijo...

Magnífico análisis del retrato de Manuel Osorio, así como toda la semblenza del pintor aragonés. Coincido contigo en que es una de las obras más conseguidas. Me gusta la nueva portada del blog, ese Chagall, ¿tal vez en la Thyssen?. Saludos cordiales.

calamanda dijo...

Sí, lo es!, Paco, si vas a Madrid no te la pierdas, es estupenda.
En el Museo Thyssen puedes ver su obra hasta 1947 más o menos y en la Fundación Caja Madrid el resto, hasta su muerte en 1985.
Me encantó el empaste en muchos de sus cuadros, así que ahora después de ver la gran cantidad de obras de Chagall de cerca me gusta muchísimo más, he visto obras maravillosas.

Un beso.-

Adriana Alba dijo...

Una belleza amiga.

totalmente cierto...un pincel que asombra y hechiza.

Un fuerte abrazo y gracias por compartir.

German Buch dijo...

Baudelaire conocía la gran pintura de Goya. En más de una ocasión, al igual que Teófilo Gautier, y como tú querida Calamanda resaltas en rojo, le dedicó poemas y escritos, señalando los aguafuertes de los Caprichos.
Parece un disparate pensar que Goya terminó los Disparates a los setenta y tres años, para el gárrulo genio aragonés, todo era posible y a sus setenta y nueve años nos deja la tauromaquia, aprendiendo la técnica de la litografía con ochenta años cumplidos.
De origen humilde, a pesar de la pomposidad de sus apellidos.
Satírico, irónico, siniestro, monstruoso en lo inverosímil y adelantado a su tiempo plasmando en sus telas escenas inauditas, bestiales, salvajes, siniestras y asombrosas que hoy, en pleno siglo XXI asolan países europeos y no europeos “Disparates y Desastres”. “Mamelucos” todos ellos, los gobernantes.
Tanto de Goya y otros.
En fin, del Museo del Prado el turista y visitante quizá se olvidara las Meninas de Velásquez o las Tres Gracias de Rubens, por poner dos ejemplos, pero nunca olvidará las telas de Goya.

Ken Palafox dijo...

La primera parte del análisis de la pintura de Goya,es vil plagio de un libro de Editorial Everest! PLAGIO!